Simeone ensaya con Vietto, Correa y Vrsalijko

1503429416_172073_1503429526_noticia_normal Simeone ensaya con Vietto, Correa y Vrsalijko - Comunio-Biwenger

A las 19:00 el calor de los 40 grados en Madrid no se había ido del todo, pero en Majadahonda comenzaba a ejercitarse el Atlético tras día y medio de descanso, con la cabeza en Las Palmas. Sin Filipe todavía (en el gimnasio, recuperándose de su lesión muscular grado I en el soleo, sufrida hace 21 dias), en la primera parte de la sesión también faltó Oblak, en el gimnasio mientras sus compañeros calentaban a las órdenes de Carlos Menéndez, segundo del Profe, quien también estaba pero en silencio, sólo mirando, observando.

 

Cuando comenzó la segunda parte del entrenamiento, Oblak bajó al césped con el resto de sus compañeros que divididos en dos grupos, ensayaban lanzamientos de faltas por un lado (muy bien Vrsaljko, certero Griezmann) y, por otro, Simeone con cinco centrocampistas, Keidi, Saul, Augusto, Thomas y Gabi haciendo ejercicios de posesión, regate y disparo. Un centenar de aficionados repartían sus miradas entre unos y otros desde el otro lado de la verja. «Mira a Gabi, sí, sí, míralo. Es el que más fuerte está entrenando de todos, impresionante», se susurraban dos de ellos, desde Fuenlabrada habían venido a ver al primer equipo a entrenar.

La tercera parte del entrenamiento llegó tras el reparto de petos y, en éste, aunque aún quedan cuatro días para el partido ante Las Palmas, muchas pruebas, mas experimentos, Simeone comenzó a vestir su idea para Gran Canaria. Sin Griezmann (roja ante el Girona) y con el regreso de Godin (ya, se acabaron sus partidos de sanción por esa expulsión que le impidió estar en el último del Calderon y en el primero de esta Liga) puede haber cambios en la defensa y arriba: Gimenez volvería a ser la pareja de Godin atrás, Vietto y Correa formarían la de arriba. Sin porteros, los cuatro estaban en el once «titular» de un Simeone que pedía intensidad y la transmitía con sus ordenes: Vrsaljko, Giménez, Godín, Lucas; Koke, Gabi, Saúl, Carrasco; Correa y Vietto. El último, por cierto, lo celebró con dos goles, que debían encajar en porterías pequeñas.

En el otro equipo, Juanfran, Savic, Augusto, Sergi; Keidi, Thomas, Gaitán; Gameiro (perfectamente, siempre al mismo ritmo que el resto), Torres y Griezmann, con los dos últimos también goleadores. A las 20:20, después de hora y media la sesión terminó, los jugadores comenzaron a estirar sobre las colchonetas mientras la afición se iba retirando de la valla y Tiago, ahora mister, siempre Tiago, lanzaba tres o cuatro balones a la portería, como si fueran faltas. Entraron todos.

Fuente: AS

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *