Escribá habló de Aspas, Boudebouz, Boufal, Cabral, Sisto y Emre Mor

Tj8mUq5c?format=jpg&name=orig Escribá habló de Aspas, Boudebouz, Boufal, Cabral, Sisto y Emre Mor - Comunio-Biwenger

 

El caso de Emre Mor resulta curioso porque se entrena con normalidad y no acaba de recibir el alta, ¿hay algo más al margen de la lesión que figura en el parte médico?

“No, simplemente que la lesión que tiene no le impide hacer parte del entrenamiento, pero cuando llega la exigencia de afrontar un partido tiene una molestia que no se le acaba de ir, entonces le limita cuando hace un golpeo o algo así más fuerte de lo normal. Es una lesión mínima, casi no es ni lesión, pero le limita para competir, pero la mayoría de las cosas las puede hacer con normalidad”.

¿Está intentando tapar a Emre Mor?

“Sinceramente, no. Yo pienso siempre en mi club, que es lo que me importa, pero en esta caso no estoy tapando nada. Cuando vine dije que quería recuperar al mejor Emre porque es un excelente futbolista, pero no ha tenido continuidad porque no estuvo en condiciones de jugar a nivel físico. Luego cuando estuvo en condiciones ya participó, pero después se le juntó el esguince de tobillo que le ha limitado y con lo que nos estamos jugando, no podemos utilizar jugadores que no estén al cien por cien, pero para nada estoy tapando una situación de este tipo”.

¿Tiene ganas de que por fin se acabe todo?

“Sí, yo se lo dije a ellos a principios de semana. Nosotros hemos sufrido dos meses y medio, pero ellos llevan sufriendo diez meses y hay ganas de que acabe todo bien. No está hecho del todo, pero con independencia de esa probabilidad pequeña que existe, queremos acabar como en los últimos partidos en casa, ganando delante de nuestra afición. Si podemos acabar decimocuartos, mejor que decimoquintos o decimosextos. Queremos acabar lo mejor posible dentro de que ha sido un año difícil para todo el mundo”.

¿Es más difícil motivar a los jugadores esta semana?

“Para mí no. Y creo que para ellos tampoco. El grupo siempre ha entrenado bien en cuanto a alegría, aunque pasó malos momentos. El ambiente de trabajo siempre ha sido bueno. Es cierto de que hay la sensación de que nos hemos quitado un peso de encima, pero ellos son conscientes de que todavía no está hecho y quieren acabar bien por la afición. El equipo está más que motivado”.

¿Si usted fuese Eusebio, creería que tiene opciones de salvarse?

“Bueno, pensaría que es muy muy difícil porque hay una diferencia de goles importante y porque se tiene que dar que ellos ganen de forma cómoda y que nosotros suframos una derrota grande. Tienen pocas posibilidades, pero si estuviera en su lado pensaría que alguna hay. Desde el mío pienso que alguna tienen, pero la primera premisa por la que parto es que haremos todo por ganar el partido y eso elimina cualquier opción. Nuestra ambición no pasan sólo por eso, sino también por mejorar algún puesto en la clasificación”.

¿Hubo tirón de orejas para Boufal y Boudebouz?

“En mi caso no. Podría decir que sí, pero no es así. Es cierto que a nivel interno no es bueno que los jugadores utilicen medios o deportes de riesgo, pero en este caso estaban dando un paseo con unos patinetes y es su vida privada. Además, en este caso han sido sancionados por la Policía, que es la que tiene la potestad, pero el futbolista en su vida privada tiene cierta licencia, siempre que no haga algo extremadamente malo, y son grandes profesionales, no hay ninguna queja sobre ellos”.

¿Qué le parece la confesión de Sisto, que dijo que estuvo 21 días comiendo sólo fruta?

“Yo me enteré igual que todo el mundo, cuando lo dijo él. Nosotros nos comemos ni cenamos juntos y sólo tenemos una comida o una cena a la semana y ahí no habíamos notado nada. Todos tienen un gran nutricionista y sus pautas dietéticas. En este caso, como tampoco había unos parámetros de peso que nos dijera que el futbolista estaba en algún valor extraño, no éramos consciente de ello. Evidentemente, desde el punto de vista nutricional es una dieta equivocada para cualquiera, y para un deportista de élite más todavía. No teníamos conocimiento de ello porque de haberlo sabido no lo hubiéramos permitido”.

¿Cómo lo ve en el aspecto anímico? Parece un jugador triste, abatido, que no está alegre.

“A lo mejor es más futbolísticamente en el partido, que ha perdido la alegría que le recordábamos, que no en el día a día, porque en los entrenamientos nunca se le vio ningún gesto de cansancio o de no estar bien. A nivel de alegría y compañerismo es uno de los más queridos por el grupo y por la afición. Es un chico encantador, educado, buen chico, no hay ninguna queja y no detectamos nada que nos llamara la atención. Fue una decisión suya lo de la dieta y desconozco porque lo hizo, pero es equivocada completamente. Creo que poco pudo hacer el club porque no era fácil controlar eso. Soy una persona estricta y me gusta que se cumplan las normas, pero esto no creo que sea un tema de disciplina, creo que es un chico que pensó que era bueno para él”.

¿Se sentará a hablar con el club?

“A mí lo único que me preocupa es el Rayo. Yo con el club me voy a sentar de una forma u otra, o para darnos un abrazo y desearnos la mayor de las suertes en el futuro o para darnos un abrazo y continuar. En cualquiera de los casos, estoy muy agradecido al tiempo que estoy aquí. Lo único que cambiará será que he sido feliz o que sigo siendo feliz aquí. Cambiará el tiempo verbal, pero no el sentimiento. Pero lo único que me preocupa ahora es el partido contra el Rayo porque quiero ganar y si hablo de otras cosas me disperso”.

Sorprendió que Cabral se quedará fuera de la lista en Bilbao. Termina contrato, ¿tendrá mañana una oportunidad quizás de despedirse?

“Entiendo que sorprendiera en alguna cosa, pero lo hice también con Araujo contra el Espanyol, salió bien y nadie lo echó de menos. El otro día como perdimos se echó más de menos. Yo he demostrado que aprecio mucho personal y futbolísticamente, más de lo que se le ha apreciado hasta ahora porque conmigo ha jugado mucho y ha sido un jugador importante, pero hay que pensar en el colectivo. Creo, y sigo pensando a día de hoy, que no era el central idóneo para detener a Williams. A lo mejor donde se ve un error en no haberlo llevado estaríamos leyendo que fue un error llevarlo porque encajamos más goles todavía. Cabral ha sido muy importante para mí y, ocurra lo que ocurra, este grupo es irrepetible porque se van a ir jugadores. Alguien se va a ir, todos los años se van, pero no sé quién se irá. Le hemos dicho adiós a Radoja porque es el único que tenemos claro que se va. El resto ya se verá”.

¿Qué Rayo espera?

“Espero un buen Rayo, lo digo con sinceridad. Es un equipo que ha competido bien en todos los partidos. Salvo contra el Levante cuando se queda con diez o en la segunda parte en Sevilla, el resto de partidos lo demostró. Es un equipo que va a competir bien, son grandes profesionales y su única idea será venir a ganar”.

¿Su deseo personal es continuar en el Celta?

“Yo estoy muy a gusto aquí. Vine para intentar ayudar a salvar al equipo y estamos a punto de que ese objetivo esté cumplido. Estoy encantado con haberlo cumplido y a partir de ahí, si estamos todos contentos será momento de seguir. Si alguna de las partes duda porque no somos la mejor pareja, yo estaré agradecido o el club estará agradecido y ya está, pero eso está por encima de cualquier sentimiento. A nivel personal estoy muy feliz aquí, incluso en los peores momentos. Eso nadie me lo va a quitar. Con la afición tengo una gran relación, la gente es muy cariñosa conmigo y se lo agradezco, pero las decisiones tenemos que hacerlas pensando en el bien del Celta y si el bien del Celta es que yo continúe estaré encantado de continuar, pero si el bien del Celta es que venga otro compañero que pueda hacerlo mejor creo que ese será el camino a tomar”.

Aspas calificó la temporada de fracaso, ¿está de acuerdo?

“Fracaso es una palabra muy fuerte, aunque lo haya dicho Iago, que es un referente para todos. Decepción es una palabra que se acerca más. Uno siempre espera hacerlo mejor y el club seguro que esperaba hacerlo mejor. Desde ese punto de vista es una decepción, fracaso es una palabra muy fuerte como para que califiquemos así la temporada. Iago es un futbolista con mucha ambición y quería más para el equipo. Pasemos esta temporada y el año que viene intentaremos, o intentará el equipo, que sea mucho mejor para todos”.

Las encuestas entre la afición apuestan por su continuidad y Aspas también dijo que se lo merecía, ¿le sorprendería no continuar?

“No. No sabía eso de las encuestas y estoy agradecido de que la gente piense así. Yo lo que he intentado es ser muy trabajador, ser honesto e intentar ayudar al equipo. Mi decepción hubiera sido no sacar esto, sacarlo me da la satisfacción más grande. Si luego se dan las circunstancias para continuar será porque todos estamos de acuerdo”.

 

Fuente: Diario AS

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *