CRÓNICA: Panathinaikos 2-3 Athletic

20170817-636386012747591850_20170817211710-kGvF-U43616475594lXC-980x554@MundoDeportivo-Web CRÓNICA: Panathinaikos 2-3 Athletic - Comunio-Biwenger

Dos goles de Aduriz, uno de penalti, y otro de De Marcos culminan en seis minutos la remontada del equipo de Ziganda en Atenas (2-3)

Hace ya un tiempo que al Athletic le sienta bastante mal salir de viaje por Europa. Hay excepciones, claro, pero vienen a la memoria lugares como Sassuolo, Genk, Nicosia, incluso Borisov. Atenas parecía que se iba a sumar a esa larga lista de ciudades desgraciadas. Durante una larguísima hora el Athletic fue un fantasma que deambulaba por el mítico Apostolos Nikolaidis, sometido al ímpetu del Panathinaikos. Olía a tragedia griega, se empezaba a plantear la hipótesis de una temporada sin Europa. El horror.No se veía ninguna solución para los hombres de Ziganda, aquello parecía un Waterloo veraniego. Hasta que, de repente, el cielo se abrió. Y de qué manera. Si algún aficionado del Athletic, harto de lo que veía, decidió salir al balcón a fumarse un cigarrillo en el minuto 68, regresó al sofá con tres goles de su equipo en el marcador para darle la vuelta al encuentro. Desde ese minuto y hasta el 74, el Athletic desató toda su furia encarrilando una eliminatoria que por momentos parecía casi perdida. Árboles que no deberían impedir que Ziganda viera el bosque. Tan maravillosos fueron esos seis minutos como horrendos los 60 anteriores.

El Panathinaikos se había arrogado el favoritismo en el encuentro de ida y durante esa primera hora demostró con hechos su aparente fanfarronería. Sin mucho fútbol, porque tiene lo que tiene -muy poquito-, pero sí con intensidad y agresividad, mordiendo y ahogando la salida de balón de los rojiblancos. Tácticamente impecables, los griegos buscaban robar el balón muy arriba y cuando fracasaban en esa misión se abrigaban atrás con orden marcial.Una receta suficiente para comenzar el encuentro con ventaja tras un grave error de la zaga del Athletic, en especial de De Marcos. El lateral vio cómo Lod le superaba como una centella después de recibir un balón peinado del ariete Molins. Ya dentro del área y sin oposición, Lod fusiló sin piedad a un Herrerín que estaba vendido.No había creado mucho peligro el Panathinaikos hasta entonces y tampoco lo hizo después, pero no lo necesitó para conservar su ventaja frente a un Athletic apático, dubitativo en defensa, lento en la circulación de balón y con escasa imaginación en ataque. Un escenario que prosiguió tras el descanso y que culminó con el segundo tanto de los griegos. De nuevo un desajuste defensivo en cadena para que en esta ocasión fuera Cabezas el que no encontrara a nadie entre él, el balón y Herrerín.

Ocurrió entonces lo que se intuía, que al Panathinaikos se le fue acabando la gasolina tras una hora corriendo sin parar. Pero también sucedió lo inesperado, una resurrección prodigiosa del Athletic. Centro desde la izquierda de Muniain y cabezazo de Aduriz a gol. Otro envío de Balenziaga y De Marcos la engancha de primeras con la derecha. Y como colofón, una cabalgada de Williams frenada por un penalti que Aduriz transformó con el aplomo habitual. Una absoluta locura.Los tres goles dejaron totalmente hundido al Panathinaikos, que vio como su excelente trabajo se había ido por la borda en un suspiro. Su reacción se limitó a una ocasión cerca del final que Herrerín desbarató sin dificultades. El Athletic, mientras tanto, sacó su sonrisa a relucir y comenzó a pensar en el encuentro de vuelta. Todo lo que le podía salir mal, le acabó saliendo a las mil maravillas

Ficha técnica

Panathinaikos: Vlachodimos; Reis, Koutroumbis, Moledo, Hult; Bryan Cabezas (Donis, min. 83), Kourbelis, Zeca, Lod; Altman (Luciano, min. 51) y Molins (Chatzigiovanis, min. 71).

Athletic: Herrerín; De Marcos, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Beñat (San José, min. 77), Vesga; Lekue (Williams, min. 56), Raúl García, Muniain (Susaeta, min. 83); y Aduriz.

Goles: 1-0: min. 28, Lod. 2-0: min. 54, Bryan Cabezas. 2-1: min. 67, Aduriz. 2-2: min. 70, Balenziaga. 2-3: min. 73, Aduriz, de penalti.

Árbitro: Manuel De Sousa (Portugal). Amonestó a Kourbelis, San José, Raúl García y Etxeita.

Estadio: Apostolos Nikolaidis.

Fuente: El Mundo

 

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *